15 agosto 2006

LOS 10 MANDAMIENTOS. LA PRIMERA CONSTITUCIÓN

El hombre es un animal rapaz (inclinado al robo, hurto o rapiña).

El sentido de propiedad está afectado por su instinto rapaz; el mandamiento "no robar" trata de limitar su natural instinto.

"El hombre ha podido evolucionar, porque tuvo la capacidad de limitar sus naturales instintos". Hayek

El hombre natural es muy parecido al mono, el hombre civilizado es un hombre artificial diseñado sobre bases morales. De la norma moral "no codiciar los bienes ajenos y no robar", comienza a surgir el derecho de propiedad.

“Nadie que valore la sociedad civilizada osará recusar la propiedad plural, la historia de una y otra están íntimamente ligadas". Henry Sumner Maine


Matar, robar, no respetar a los mayores, desear la mujer del prójimo, etc.; estas funestas inclinaciones nacen de la constitución misma del hombre, de ese sentimiento primitivo, universal e invencible que lo empuja a la búsqueda del placer, del bienestar y de su supervivencia, y lo aleja de la incomodidad, del esfuerzo y del dolor.

Este es el hombre en su estado natural. Las normas morales al limitar sus naturales instintos logran los primeros pasos para la convivencia pacifica y el aumento de la población, abriendo paso así a la aparición de la civilización.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home