15 agosto 2006

LA CONSTITUCIÓN DE LOS EEUU Y DE ARGENTINA DE 1853

Por el año 1750 Adam Smith observaba que en Glasgow y Edimburgo se daban situaciones de riqueza creciente y prosperidad. Esta situación mejoraba la calidad de vida de todos los miembros de la ciudad y contribuía a la convivencia pacífica de sus habitantes. Aumentaba el comercio, y la cooperación humana lograba efectos casi “mágicos” (que denominó “la mano invisible”) que potenciaba el crecimiento y la prosperidad, contribuyendo al desarrollo en las mas diversas ramas del quehacer humano. Por otra parte a unos cuantos kilómetros, en las Highlands Escocesas se vivía como en la Edad Media, situaciones de enorme sufrimiento, estancamiento y barbarie contrastaban con el próspero y pacifico mundo de las ciudades Escocesas.

¿Por que unos Escoceses eran prósperos, ricos, pacíficos y civilizados y los otros pobres, estancados, violentos y bárbaros?

Adam Smith reconoce que el fortalecimiento del Derecho de Propiedad y el respeto a los contratos, (Estado de Derecho) sería la causante de la diferencia. Se estaban sentando las bases de lo que seria la Revolución Industrial y una nueva oportunidad para el progreso de la civilización.

La Constitución de los EEUU y de Argentina de 1853 tuvieron un origen similar, por su carácter moral emanado de la experiencia de las consecuencias de la Acción Humana heredada de la tradición Inglesa y guiada por los fundamentos morales que aportó el Cristianismo y que se desarrollaron en la Escuela de Salamanca.

La sumisión a estas normas ha permitido a los EEUU ser el motor de la civilización y sacar a la humanidad de situaciones extremas. Logra terminar con las matanzas y hambrunas a gran escala; comenzó a aumentar la población mundial porque la gente dejó de morir como moscas.

"La no deliberada, reluctante y hasta dolorosa sumisión del ser humano a tales normas facilitó a dichos entornos sociales la necesaria cohesión gracias a la cual accedieron sus miembros a un superior nivel de bienestar y conocimiento de diversa especie, lo que les permitió "multiplicarse, poblar y henchir la tierra" (Génesis, I, 28)." Hayek 1990.

Para los Norteamericanos la Constitución tiene un carácter sagrado equiparable a los 10 mandamientos; lograron así alejarla de la crítica humana igual que lo que había logrado Moisés con el primer código moral del hombre.

Por el contrario las Constituciones que han emanado como fruto del deseo de bien de la intelectualidad han producido una y otra vez situaciones de estancamiento, frustración y fracaso, conduciendo a los pueblos a situaciones de “tensión de civilización” que derivaron en procesos autodestructivos o de Barbarie.

En cierta oportunidad el Presidente De Gaulle le advirtió a su Ministro André Malreux: “Francia solo hace reformas a través de revoluciones” Por eso desde la Revolución Francesa – que en nombre de la libertad causó el doble de muertos que toda la historia de la inquisición – tuvo 13 regímenes hasta 1959. Entre ellos, tres revoluciones (1789, 1830 y 1848), dos imperios, la Restauración, cinco Repúblicas, la Comuna de Paris de 1871 (un poder político creado a partir de la extinción del Estado) y una etapa semejante a la guerra civil (1944/1945). Participó también en el siglo XX de dos conflagraciones mundiales y apoyó varios genocidios como el de Argelia.

En 2005 los franceses intentaron adherir una vez más a una nueva Constitución racionalista, la europea, con los mismos vicios que dieron origen a su extensa letanía de errores.

Los legisladores Argentinos de nuevo cuño, al tratar de liberar de las poco gratas y de la dolorosa sumisión del ser humano a las normas morales; se dispusieron a diseñar una moral racionalista agradable – basada en los principios de la Revolución Francesa – de esta manera, han producido una desnaturalización de la Constitución de 1853, causando como consecuencia una Constitución inmoral (1949,1957 y1994) que genera leyes inmorales y construye un país inmoral. Argentina sigue desde hace 70 años los pasos de Francia con iguales resultados.

Los 10 mandamientos al igual que la Constitución correcta – la de 1853 o de EEUU – no deben evolucionar, ya que estas remiten a la naturaleza humana, que es una e inmutable, y por más que el hombre se forme mediante el proceso de educación y civilización, la naturaleza humana pervive siempre en el hombre.

Es difícil para el hombre percibir la relación que existe entre la violación de la norma moral y sus efectos, ya que éstos se manifiestan después de un tiempo que la mente ingenua no llega a percibirlos y relacionarlos.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home