15 agosto 2006

EL ROL DE LOS INTELECTUALES

“Y tu cabeza está llena de ratas
te compraste las acciones de esta farsa”
Bersuit

El sentido común, la moral y la prudencia descansan sobre los ignorantes y los sabios. Los intelectuales – en tanto razonan mal o confían en quienes razonan mal – son el camino a la Barbarie.

"...en nombre de la razón – y también de otros fundamentales valores que resultan imprescindibles a la sociedad civilizada, se encumbran moralmente a la mediocridad y se induce a las gentes a dejarse llevar por sus primitivos instintos" Hayek

Bajo la influencia de Descartes, el moderno racionalismo, no sólo desecha la moral heredada, sino que no duda incluso en afirmar que la razón está en condiciones de crear, un nuevo orden legal y hasta un nuevo lenguaje. Aunque tales pretensiones carecen de todo fundamento, han influenciado en el pensamiento científico actual, así como en nuestros escritores, artistas e intelectuales. El dualismo Cartesiano (teoría que admite dos principios antagónicos irreductibles el uno del otro) abrió las puertas al relativismo primero y al pragmatismo moderno después.


Otro influyente pensador fue Jean-Jacques Rousseau, a pesar de considerárselo irracional y romántico siguió los pasos de Descartes y tuvo gran influencia sobre el pensamiento “progresista” moderno.
En El Contrato Social dice “el hombre ha nacido libre, pero en todas partes se encuentra cargado de cadenas” en su intento de liberar al hombre de las pesadas normas morales, transformó al que hasta entonces había sido considerado el prototipo del salvaje, en héroe de la clase intelectual.

Al afirmar que el instinto animal del hombre es capaz de ordenar el comportamiento humano con más eficiencia que la moral heredada o que la razón misma. Instituye por este camino la idea de la “Voluntad General” por la cual, el hombre renuncia a su individualidad, formando con el resto del pueblo un “único ente, una sola unidad personal”, dando vida a las abstracciones Estado, Nación y Patria, guiados por un supuesto “Bien Común” con que se santifica al poder absoluto como clímax de la moral.

Por este camino logra Rousseau la justificación ideológica para desconocer los derechos individuales y el derecho de propiedad y transformar al hombre en un esclavo al servicio del Tirano Patriota. (Adam Ferguson en 1767 definió al salvaje como alguien que no había llegado a conocer la Propiedad.)

Mediante esta estrategia Rousseau influyó a lo largo de los dos siglos siguientes en los intelectuales de Occidente, que ven en esta estrategia la posibilidad de encumbrarse en el poder, detrás de la figura platónica del Filósofo-Rey.

A partir de este momento se dio a Rousseau patente de científico social, dando rienda suelta a liberarse de las normas morales heredadas, animando incluso a llamar “liberación” a esta especial manera de conculcar la libertad.

La palabra liberación tendrá a partir de allí, un nuevo significado, que seria explotada por todos los regímenes revolucionarios y autoritarios del Siglo XX; llegando sus efectos a los guardianes de las tradiciones – la iglesia – con la Teología de la Liberación en América Latina.
Las ideas de Rousseau confundieron a los hombres de la Revolución de Mayo por medio de Mariano Moreno quien arrastró esta influencia a la prensa hasta nuestros días.

La idea del buen salvaje transformado en héroe de la clase intelectual generada por el ginebrino, afectaron también a nuestros escritores; así el prototipo del gaucho vago y ladrón fueron idealizadas en las obras como el Martín Fierro mientras se denostaba al empresario generador de trabajo, riqueza y bienestar como el aspecto negativo de la civilización.
Las consecuencias de la enorme influencia del relativismo moral de Rousseau, las podemos observar en el atraso, la pobreza y los más de ciento treinta millones de muertos que produjeron solo en el siglo XX, y escucharla sintetizada en las estrofas del tango “Siglo XX Cambalache” de Discepolín.

* * *

“Sigmud Freud ha sido probablemente el mas grande destructor de la cultura” F.A. Hayek

En el filme “15 Minutos” un criminal ruso llega a EE.UU. y dice: “Que grandioso occidente, aquí nadie es responsable de lo que hace” acto seguido comete los crímenes mas atroces, los filma, los vende a la TV y después se hace el loco. Conclusión: millonario y libre.

La contracara de la libertad individual es la responsabilidad.

La principal objeción a Freud es la negación de la responsabilidad individual y esto socava las bases de la libertad individual.

Freud en su “Introducción al Psicoanálisis” alude a “la ilusión de la libertad psíquica” donde endosa las culpas de cuanto ocurre a “la sociedad” – o a otros, fuera del sujeto en cuestión –.

La obra de Freud logra que los demás se vean culpables de la irresponsabilidad del individuo.

El criminal es un “enfermo y por ende debe ser tratado pero nunca castigado”. Así ha conseguido liberar al hombre de toda responsabilidad; resulta que el incendiario es un piromaniaco, el ladrón es un cleptómano, el asesino sufre de demencia transitoria o emoción violenta. Para cometer un crimen, basta con drogarse lo suficiente para lograr ser declarado inocente.

Por Este camino cualquier maniático ignorante, cualquier retrasado mental carente de valor que comete un crimen repugnante, consigue de nosotros gritos de simpatía y obtiene un ejército de defensores humanitarios.

Se acepta que es una cruel injusticia condenar a alguien simplemente porque es débil o pequeño. Sin embargo, esa es la atmósfera moral de nuestro siglo, el siglo del relativismo, de la mediocridad y del pragmatismo.

Con la Ilustración, el creciente entusiasmo en la ciencia, refuerza la confianza en la razón. La razón se convierte en sinónimo de la verdad, se transforma en una nueva fe, que fue debilitando la moral heredada.

Según las enseñanzas de Freud “el cumplimiento de las normas morales solo conduce a la neurosis”. Y por otro lado, debe “descartarse el principio de una facultad originaria y natural, apta para distinguir el bien del mal”.

También sostiene que la prohibición de las relaciones incestuosas constituye “la mutilación mas sangrienta, quizá, que se ha impuesto en todos los tiempo a la vida erótica del ser humano” (Complejo de Edipo).

Estos y muchos otros errores han contribuido al debilitamiento de la moral heredada.

Popper pidió mucho cuidado con quitar responsabilidad al individuo – y en especial a los jóvenes – ya que, al quitarles la responsabilidad, quizá le estemos quitando sentido a la vida.

La responsabilidad canalizada en el trabajo da sentido a la vida.

“Creo que la humanidad mirará nuestro tiempo como una superstición básicamente conectada con el nombre de Freud”
F. A. Hayek.

* * *



La Economicracia y John Maynard Keynes

Quizás uno de los más grandes aportes que los economistas han realizado a la humanidad durante el Siglo XX es la demostración fáctica de que en la economía de orden extenso la intervención por parte del Estado es contraproducente.

Los países que crearon un Ministerio de Economía a tal efecto vieron a sus economías sucumbir. Argentina es el ejemplo mas claro.

En tanto los que mantuvieron al Estado alejado de la natural tendencia del hombre a intervenir en la economía registraron los mas altos índices de crecimiento.

A pesar de que la experiencia es abrumadora en este sentido la mente humana exige un interventor para el manejo de un orden tan complejo como espontáneo.

Por esto es necesario limitar y constreñir la naturaleza humana generando un principio moral que impida la natural tendencia intervencionista por parte del gobernante de turno.

“Cuando uno trata de leer un journal de economía en estos días, frecuentemente uno se pregunta si no habrá tomado inadvertidamente un Journal de química o de hidráulica. Los asuntos cruciales en economía son tan matemáticamente abordables como una carta de amor o la celebración de Navidad. Tras los agregados seudo-mecánicos hay gente individual, con sus pensamientos, sentimientos y juicios de valor. No sorprende la cadena de derrotas humillantes que han sufrido las profecías econométricas, lo que es sorprendente es la negativa de los derrotados a admitir la derrota y aprender una mayor modestia. Algunas personas aparentemente creen que la función principal de la economía es preparar el dominio de la sociedad por los “especialistas” en economía, estadística y planeamiento, esto es una situación que describo como “economicracia” una palabra horrible para una cosa horrible”. Wilhelm Röpke

Keynes, uno de los mas destacados e influyentes economistas del siglo XX, se caracterizó por su desprecio a la moral heredada, llegó a ironizar sobre la “sabiduría convencional” y se autoproclamaba un “amoral” – en el sentido literal del término –.

Acuñó la frase “a la larga todos muertos” con la cual demostraba que no le importaba el daño que se inflija a los esquemas morales de largo plazo, lo que a él le importaba, era complacer el corto plazo, que coincidía con lo que la opinión publica exigía en cada momento, con las exigencias electorales y con actitudes demagógicas.

A la enorme influencia de su Teoría General, le debemos la única inflación a nivel mundial y el subsiguiente desempleo masivo.

Como si esto fuera poco, le debemos a Keynes la creación de la coparticipación federal y de los “solidarios” Organismos Internacionales de Crédito: el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial; instituciones que sólo han servido para la transferencia de recursos de los trabajadores de las zonas ricas, a los ricos de las zonas pobres, condenando a estas al flagelo de la corrupción de su dirigencia política.

Por esta vía Keynes ha contribuido, a la sovietización de los países con mucha mas eficiencia que lo hubiese logrado el propio Comunismo, y aunque inconscientemente, contribuyó a socavar el edificio de la libertad. Total a la larga todos muertos y el hoy ya no esta.

* * *

Marx definió al efecto “mágico” logrado por amplio orden de cooperación humana, como Capitalismo. Y aseguró, que éste se podría definir como el total respeto al Derecho de Propiedad.

Sostuvo que el capitalismo evolucionaría hacia un nuevo orden que denominó Comunismo y que se podría definir como la total eliminación del Derecho de Propiedad.

Esta idea, generó gran entusiasmo en las Universidades, suponiendo que la misma evolución, que se registraba en el campo de las ciencias duras y semi-duras, podía afectar también al campo del derecho, abriendo camino a lo que conoceríamos como derechos sociales.

¿Porque esta aversión al derecho de propiedad? En primer lugar, “la propiedad era el fruto del robo” – mediante las invasiones al vecino –, y como en el caso del huevo y la gallina, no era posible reconocer un propietario inicial cierto.

En segundo lugar, en la Europa preindustrial la tierra era la única fuente generadora de riqueza. El carácter finito de la tierra, generaba el natural resentimiento – la envidia – a la propiedad, ya que la tierra en manos de una persona, privaba a otra de la misma. La propiedad privada, contrasta con la propiedad plural subproducto de la revolución industrial.

Ortega y Gasset, en el prólogo de la Rebelión de las Masas, dice “ser – un intelectual – de izquierda es como ser de derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil; ambas en efecto, son formas de hemiplejia moral”

Los paradigmas de la izquierda y de la derecha son el comunismo y el nacional socialismo respectivamente. En el primer caso el gobierno usa y dispone de la propiedad de jure y de facto, mientras que en el segundo el gobierno reconoce de jure la propiedad mientras que de facto usa y dispone de ella. Ambas posturas se confunden en la misma aversión a la propiedad y por lo tanto a los derechos individuales.



“¿Por qué nos vamos a molestar en socializar a los bancos y a las fabricas? Nosotros socializamos a la gente”. Adolf Hitler

¿Quién gano la II Guerra Mundial? Estas ideas lograron algo semejante a la victoria en la derrota ¿Acaso no es este el plan llevado a cabo en Argentina mediante el Ministerio de Educación? ¿No son estos los principales lideres intelectuales que oscurecen nuestras Universidades?

Freud y Marx – así como Rousseau y Keynes entre tantos otros – fueron muy claros en reivindicar el estatus científico para sus teorías y basaron muchas de sus conclusiones en la autoridad de ser “científicas”. Una vez que se asume este punto, la expresión “ciencias sociales” se convierte en sospechosa.

Los científicos sociales han puesto, en realidad, todo su empeño en imitar el método de las Ciencias Naturales, pero su éxito ha sido extraordinariamente escaso.

Estos intelectuales dados mas a la utópica ensoñación que a la disciplina de un riguroso análisis, impregnaron y dominaron las Universidades de Occidente, de supersticiones durante el Siglo XX, logrando cambiar nuestro Código Moral y cambiar nuestra conducta.

Las Universidades mediante el proceso educativo lograron cambiar el material genético exo-somático que son la cultura y las tradiciones – cambiaron el ADN de la Civilización –, clonaron una nueva cultura generando ejércitos de Bárbaros fanáticos de su nueva fe, al servicio de la destrucción de la civilización. Hoy asisten absortos al dantesco espectáculo generado por sus idealizadas utopías.

Debe rechazarse la idea de que el hábito científico, incrementa la capacidad mental del sujeto. La experiencia contradice reiteradamente el supuesto de que, quienes de destacan en el ejercicio de cualquier especialidad científica, están en condiciones de abordar de manera mas inteligente, los problemas de la vida ordinaria” Wilfred Trotter

* * *

En el Padre Nuestro se dice: “hágase tu voluntad, mas no la mía”. La correcta moral, no depende de nuestra voluntad – por científica que parezca – y nuestra elección, puede llevar a conculcar los valores que intentábamos defender.

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home