14 agosto 2006

CONCLUSIONES

El Papa Benedicto XVI comenzó su papado convocando a la lucha contra el relativismo moral. Su importancia es crucial. A lo largo de este trabajo, estuvimos abordando algunos de los distintos movimientos y corrientes de pensamiento que – con las mejores intenciones que conlleva la idea de construir un mundo mejor – solo lograron debilitar al conjunto de normas morales, gracias a las cuales el hombre ha podido evolucionar.

Como vimos, el relativismo moral se adueñó de las Universidades. Las denominadas Ciencias Sociales han puesto todo su empeño en imitar el progreso y el método de las Ciencias Naturales, pero su éxito ha sido extraordinariamente escaso. No dudaron en reivindicar el estatus científico de sus ideas y teorías y basaron muchas de sus conclusiones en la autoridad de ser científicas. Las universidades en el campo de las ciencias sociales formaron por esta vía a los Bárbaros Ilustrados – que Alberdi había anunciado – que generaron el relativismo moral primero y nos condujeron a la barbarie, terminando con la paz y progreso que caracterizó a la República Argentina de la Constitución de 1853.

Los intelectuales intentaron construir un nuevo orden legal, reemplazaron el Estado de Derecho por los Derechos Sociales y por este camino terminaron con la Justicia para abrir paso a la Justicia Social. Para lograr estos objetivos tuvieron que reformar La Constitución de 1853, que por haber generado el Estado de Derecho logró sumar a nuestro país a la civilización. Su impacto sobre el orden jurídico fue demoledor y esto produjo estancamiento primero y empobrecimiento y barbarie después.

Los intelectuales Constitucionalistas creyeron que cada pueblo debe tener una Constitución –diferente- de acuerdo a su cultura y sus costumbres. Si esto fuera cierto las sociedades no podrían salir de las cavernas que fue su primer hábitat, su primer cultura y represento sus primeras costumbres. Sin embargo la Constitución es una herramienta moral que logra modificar el comportamiento y las costumbres para lograr cooperación, paz y progreso en el seno de sociedades extensas y complejas.

La Constitución es como un sombrero de hierro para el gobernante (corona para el Rey). Su cabeza –mente- se debe amoldar a este sombrero de hierro que limita su comportamiento y esto da previsibilidad al sistema protegiendo Derechos.

A pesar de la cadena humillante de derrotas los modernos legisladores creen que la Constitución es como un sombrero de fieltro que debe amoldarse a la cabeza –mente- del gobernante, liberando su comportamiento dando una imprevisibilidad al sistema que se dedica a crear Derechos. Asimismo cada nuevo gobernante crea una nueva Constitución según las necesidades políticas del momento. La Constitución se transformo en un bando revolucionario que tiende a liberar la natural tendencia al poder absoluto y a la tiranía.

La intervención genera desequilibrios que crean la necesidad de mas intervenciones, la tensión de civilización crece y así es el ciclo de las permanentes crisis que suelen desembocar en holocaustos modernos.

Debemos comprender que siempre hay una tendencia por parte del gobernante de turno a incumplir la Constitución. Permanentemente la Suprema Corte de los EE.UU. anula leyes y resoluciones del ejecutivo por inconstitucionales y este es el gran limite al poder que genera alta estabilidad política.

Los historiadores por su parte, intentando buscar cohesión entre los numerosos grupos de inmigrantes, construyeron una historia nacional virtuosa llena de próceres y de grandes gestas. Su objetivo fue alcanzado con éxito, lograron cohesión entre los distintos grupos de inmigrantes. Pero esto trajo aparejado dos importantes problemas:

1) Nos dejaron por este camino sin el aprendizaje de la historia y sin el clima de tolerancia y prudencia que genera una historia real con defectos, dudas, errores y virtudes, donde las verdades humillantes se fusionan a las verdades convenientes. Este es el clima abierto donde brota la civilización comercial moderna.

2) La historia nacional virtuosa generó un clima de intolerancia formando fanáticos fundamentalistas dispuestos a morir y matar en nombre de la Patria y del patriotismo. Esta fue la característica principal de las sociedades primitivas guerreras y se transformó en un obstáculo muy grande para la continuidad del proyecto civilizador de la Constitución de 1853.

Por último, los economistas formados en este clima, por su escasa formación en el derecho y en la historia, se convirtieron – como señala Hayek – en un verdadero peligro manifiesto.

Estos fueron los principales cismas que se introdujeron en la educación y en el campo de las Ciencias Sociales, y que contribuyeron a la formación de los Bárbaros Ilustrados mencionados por Alberdi, que terminaron con la civilización y nos condujeron a la barbarie actual.



AL ÁRBOL SE LO RECONOCE POR SUS FRUTOS: los diez mandamientos primero y la Constitución de los EEUU después, han demostrado mediante sus frutos a lo largo de la historia, que fueron las herramientas mas idóneas para el progreso del hombre primero, y para la convivencia pacifica de las mas distintas culturas, etnias y religiones.

Alexis de Tocqueville hace mas de 200 años se asombraba de que en los EEUU tuvieran una sola comida – carne con patatas –, pero más de 30 religiones conviviendo pacíficamente.

Estados Unidos – gracias a su Constitución – fue el precursor de una sociedad multirracial y el primero en evolucionar a una cultura interracial. Y esto es de vital importancia en un mundo globalizado por las comunicaciones y perforado por las inmigraciones. Mundo que si no adopta las normas morales de convivencia pacificas, producirá una y otra vez migraciones en masa desde los países más insólitos de gente desesperada por sobrevivir. Y esto puede producir una involución en la tolerancia de los pueblos que no están preparados para soportar este cambio tan violento.

Alberdi en su libro “Bases” – hace mas de 150 años – realizo un trabajo comparativo de las distintas Constituciones aplicadas en América y en Europa, y su correlato con los resultados obtenidos por las mismas. Basado en el principio de mercado descubierto por Ferguson, mediante el cual las cosas exitosas son emuladas y si se puede perfeccionadas (analizaremos este punto en el párrafo siguiente) concluye en que la Constitución de EEUU es la que más se acerca – por sus resultados – al ideal de Constitución. Una vez llegado a este punto, comienza un análisis de cuales serian las causas de su éxito.

Por estas razones, Alberdi a lo largo de su vida llega a un conjunto de conclusiones que hoy siguen sorprendiendo por su claridad, profundidad y coherencia.

Alberdi era un intelectual que no se dejaba guiar por sus deseos, sino que se basaba en los hechos mostrados por la realidad y, a partir de estos, buscaba las respuestas. Por esto se adelantó en más de 100 años a los principales líderes intelectuales de la libertad de Europa quienes, sin saberlo, siguieron sus pasos después del enorme sufrimiento que significaron las dos Guerras Europeas Mundiales.



Adam Ferguson – el mas joven de los Moralistas Escoceses – acuñó los conceptos de Evolución y Órdenes Espontáneos. El primero fue “robado” por Darwin para el campo de la biología y, el segundo, como ya vimos, recién ahora esta siendo –con mucha pereza – atendido . La idea de evolución, sin duda fue y es sumamente atractiva para los intelectuales. Si la Constitución de 1853, fue tan “inexplicablemente exitosa”, ¿porque no mejorarla un poco más, acortando así los tiempos de llegada al Edén? Con la reforma Constitucional se desnaturalizó su esencia y Dios dejó de ser argentino .

El éxito alcanzado por La Riqueza de las Naciones del Moralista Escocés Adam Smith genero en los intelectuales un gran entusiasmo creyendo estar frente a una nueva ciencia “La Economía” que se la podía independizar de la Moral y por lo tanto del Derecho.

Sin embargo los resultados económicos favorables son los efectos de la Moral correctamente interpretada a través del Derecho -que es la causa-.

Esto sigue afectando a los intelectuales de “La Economía” que pese a la cadena humillante de derrotas, fehacientemente constatadas en todos los terrenos en el siglo XX siguen insistiendo con la intervención en la sociedades de orden extenso.

La intervención económica, como la planificación son actividades de orden limitado como la economía personal o familiar –de allí deriva el termino, economía: dirección o administración de una casa- o la empresa pequeña. Pero no bien la empresa comienza a aumentar la planificación central debe abrir paso a la planificación descentralizada para seguir siendo exitosa.


Pero la mente humana que no logra interpretar con claridad el éxito del orden espontáneo –originado por la conversión de millones de planificadores individuales (los empresarios)- en situaciones de alta complejidad -el mercado- frente al orden centralmente planificado. Por ello demanda la presencia de un Planificador Central.

Los intelectuales de la economía sirviendo al mercado de las ideas logran mayor influencia y beneficio personal de las ideas agradables que de las ideas ciertas. Así comienzan los desequilibrios que conducen a los grandes horrores.



Estados Unidos también fue atacado por los Bárbaros Ilustrados, que provocaron el abandono de los principios morales de su Constitución, creyendo conducirse por esta vía a un mundo mejor. La Crisis moral de Estados Unidos afectó los tres primeros cuartos del siglo XX, pero en 1980 cuando parecía que ya todo estaba perdido, se aferraron a su Constitución – que no había sido modificada – y ésta los alejó de las tormentas, conduciéndolos como una carta de navegación hacia aguas mas tranquilas donde pudieron retomar el rumbo perdido. Una correcta Constitución es la carta de navegación de un país, nos marca un rumbo. Quien no tiene rumbo, no tiene viento que lo lleve. En cambio, quien tiene rumbo aprovecha todos los vientos, inclusive el viento en contra.




"El primer deber de la política futura será el mantenimiento y conservación de la Constitución (1853): es la política de la honradez...y no la política doble y hábil de los truhanes de categoría". Juan Bautista Alberdi

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home